Archivos para las entradas con etiqueta: Euskadi información

Deia, 1 de abril de 1999

Euskadi información

El sino de mal agüero que uno arrastra de la cuna logra hacernos perder los retazos más íntimos del devenir colectivo. El homenaje a Mitxel Sarasketa, su compañera Uxune y su hijo Xabier cuesta imaginarlo en plena nitidez desde la lejanía y nos araña el escozor de haber faltado a la cita para dar y recibir, en una simbiosis espontánea, natural, el calor de la multitud en su aclamar al ‘Mandela de Euskal Herria’, certeramente inscrito en el registro histórico por quienes saben estar en su sitio exacto y a la hora justa por todos los ríos y valles de la lucha por la libertad.

Escena inigualable, rebosante de humanidad y simbolismo, la del niño con el ramo de ternura y adhesión de un pueblo que se siente estampado en sus héroes, la pareja que más largamente ha sabido sostenerse impávida entre chorros de lágrimas, desgarros acerantes en la negrura de la soledad, tajos al alma, dos décadas de infierno, tortura, silencio en la mazmorra de aislamiento por los penales de tierra extranjera. Y el destino nos negó la presencia para transmitir un soplo más de calor, uno más, y enviar, en el cogollo de la dignidad popular, el aliento y la fe en la existencia de la grandeza de espíritu. El retrato de un niño, un encanto de sonrisa, bañado de alegría en las palabras ocultas de sus progenitores y la mirada atenta, sosegada, comprensiva, de una mujer que aguantó a brazo partido en el laberinto de la congoja y la privación, machacada sobre el yunque de la fragua, persecución permanente, retrato digno de figurar en la tela de los pinceles más ilustres del Arte. Se exacerba la curiosidad paternal por averiguar qué le dices a ese torrente de inocencia al sentirse bajo la enternecida protección de sus padres, tan tierna que cierra los ojos de contento en ese gesto de identificación con el gentío que te aclama combatiente irrenunciable

Dicen los papeles que os recibieron ‘con todos los honores’. A cierto vecindario, halconeros del rey, le ha costado comprender que llegaría el momento en el que alguien de los que ‘tan orgullosos estamos’, como os dijo Amuriza, pudiera escuchar la fórmula parlamentaria ‘Su Señoría tiene la palabra’, tal que les ha tocado el turno a Josu y Etxebarria.

La irracionalidad, la indecencia legalista de una justicia corroída por el gusano fosero del Poder no te permitió dar el adiós postrero al ser más querido de cualquier bien nacido. Pero demos tanto horror por inexistente y ahora, a pelechar. Y cuentan las crónicas que te quedaste aturdido ante tal cúmulo de emociones y que, no obstante, le echaste coraje para recordarnos que ‘es necesaria la colaboración de todos, pues nadie nos va a regalar nada y no hay que temer al enemigo’. Nadie mejor que vosotros sabe que el enemigo chorrea miseria por todos los poros de la piel, siguen jugando con fuego y quieren negarnos a todos, vascas y vascos de nación y adopción, hasta el permiso para existir. Esperamos que la makila, incisiva, tenaz, del lehendakari Ibarretxe corregirá sin aderezos el desatino y no se haga añicos la baraja.

También os refrescaron la memoria con un detalle que quizá habías olvidado, enmohecido tras tantos años de ruin condena cumplida con holgura, tú y todos los prisioneros políticos, y que nos produce un bofetón a la cobardía: ‘Siempre estaba dispuesto a escuchar a los amigos, a ayudar al oprimido’. Y A. Otegi engarza cuchillas al viento y una idea que hoy día os supondrá un sedante de orgullo para sanar las llagas purulentas de la batalla: ‘No podemos quedarnos a expensas de lo que digan Madrid o París, no necesitamos su permiso’. Nosotros también, desde este rincón ignorado de Nafarroa, que es vuestro, queremos enviaros a los tres, de la mano de Patxi Biskert, ‘la llave de la amnistía’ y el homenaje que no pudo ser en la plaza Urkizu de Eibar.

Deia, 15 de enero de 1999

Era otro llover, calderos de agua metiéndose por los más inverosímiles resquicios del atuendo, sin posibilidad de parar la yasa, riada humana arrolladora, cuyas sensaciones eran idénticas, el corro de uno era un mismo mantón de ilusiones, un costal de sueños, cuyo impulso te hacía mantenerte a la espera durante una larga hora en la plaza de Zabalburu o en mitad de Autonomía, imposible avanzar, y cosquillea el recuerdo del “Nafarroa-Oinez’92” en este hueco mugante de Euskal Herria a favor de la ikastola ‘Erentzun’.

Leer el resto de esta entrada »

Euskadi información, 24 de diciembre de 1998

En los cinco campos de fútbol, y a las 5 y media de la tarde del día 26, se escribirá una fecha histórica, un antes y un después de esta agonía que ha dado sus frutos más que sobrados, la mejor cosecha que jamás pudieran imaginar quienes, en los tiempos de represión despiadada y sin cuartel en las escuelas, entre ellos alguien de mi familia, contra el mínimo amago de cultura euskaldun, se jugaron la piel a fomentar el euskera, muy difícil y sin futuro como idioma a usar y enseñar, según nos decían con malicia.

Ha bajado mucha agua por el Ebro desde que unos cuantos soñadores, media docena de ‘vascorros’, que así nos tildaban por aquellos entonces, al igual que a Navarro Villoslada, decidimos echar a andar por estas tierras mugantes, partiendo de la nada y en un terreno de torva hostilidad, las ikastolas y euskaltegis que hicieran posible la enseñanza y aprendizaje, y en unas condiciones lamentables, en bajeras alquiladas o compradas a nuestras expensas, hombres y mujeres generosos, dignos de citar. Nombres brillantes, conciencias esclarecidas que hoy seguimos testarudos dejándolas al margen de la foto y la tribuna y el corrico de módulo en una crónica singular. Conciencias lustrosas que se nos fueron, por qué tan pronto, sin beber en el Sadar el sorbo de laurel, admirados entusiastas, trenzadores de euskaltzales riberos, quienes en el más tenaz de los silencios tanto contribuyeron a que el día 26 sea una de las más gloriosas tardes sin fútbol ni toros de la historia de Euskal Herria. Y queremos verlos en ‘preferencia’, en asiento de honor, reflejo y espejo de quienes se desazonan por las ikastolas mientras los tajugos de nombradía imaginaria y casa fuerte, de blasón fantasma y piedra de sillería, siguen encamados en el colchón de la ‘prudencia’ y su torre de marfil, bandeando y en la procesión. Queremos también un huequecito pequeñito, por favor, para los prisioneros políticos.

Agilera,  Anoeta,  El Sadar, Mendizorrotza y San Mamés serán, por fin, símbolos de lo más tangible y significativo de la identidad. Ya no basta con fomentar únicamente las otras y riquísimas manifestaciones culturales. Hay que echar el resto en el habla y hacerla ya categoría de nuestro existir.

Sobre el césped del estadio se hará realidad la galera de sueños y utopías de hace 20 años. Al fundar la Ikastola ‘Erentzun’ de Biana, el año 78, el vecindario comentó que era labor de un alucinado y hasta hubo quien, al preguntar el gobernador Gordoa por mi persona el año 72, el gusano-concejal de turno, y extranjero, le advirtió que era miembro de ETA, “sí, sí, es de la ETA, que quiere montar una ikastola”, le asegura, anatema que me costó un calvario de disgustos, inclusive el hospital. Batallitas que a nadie interesan, pero de las cuales debemos dejar constancia como bálsamo para esa carretada de gentes de bien que tanto trabajan por las ikastolas y, luego, ciertos mezquinos sectarios intentan comerles, inconscientes, el pan del morral.

El mensaje del ‘Bai Euskarari-98’ debe ser diáfano y rotundo, luz del alba que alumbre al sementar surcos yermos. Nadie debe quedarse en la ropa, que en el Sadar no falte ni el apuntador, desde el euskaltegi de Mendabia hasta el de Kortes, y que ni dios se sienta dolido ni frustrado ni mucho menos ninguneado. El porvenir de Euskal Herria está en vuestras manos, con un futuro cultural espléndido y capaces de gobernar el barco de la imaginación. La enseñanza en euskera debe ser generalizada entre la población escolar, sin que Markotegi ni ningún escañero se permita poner zancadillas a la Educación y normalización lingüística. ¡Qué mal estáis haciéndolo y con qué ceguera política!. Los hijos y nietos deben ser encauzados hacia el trilingüismo, euskera, castellano / francés y otro, sea inglés, alemán, italiano o chino, pero trilingües. Una comunidad políglota genera un Pueblo ilustre y sin murallas mentales.

Euskadi información, 10 de noviembre de 1998

Deia, 18 de noviembre de 1998

La última noticia de agencia es que el presidente de los navarrillos sabe bailar jotas y zortzikos. A los nabarros se nos da muy bien la danza, hasta tal punto que Mikel se ha inventado el baile del ‘Agur, Jaunak’, y ésta es la noticia. Es un baile muy especial, medio chotis madrileño medio himno nacional español medio bolero lento. Hace falta tenerlos más gordos que el percherón de Santiago para inventarse tales ritmos. Pero es así, tal cual vomitó su inagotable erudición musical el Excmo. Sr. Presidente, Miguel Sanz, en la tribuna del Parlamento Foral y dijo que sabe “bailar el Agur, Jaunak”. Pues, baila, Mikel, baila.

Como no podía ser menos, Iñaki Anasagasti, tan frío y tan certero, recoge la anécdota en DEIA y le pone la guinda: “¡Si Campión levantara la cabeza!”. Lógicamente, uno, oriundo desde hace 500 años, siente vergüenza ajena. Pensar que los nabarros estamos gobernados por especies de esa fauna es algo que desborda el vaso de la paciencia. Y todo porque, al día siguiente de cualquier confrontación electoral, los electos sólo piensan en contubernios y mangoneos para asentarse en el escaño otros cuatro años más sin preocuparse para nada de la galerada de ensoñaciones fraguadas por los electores durante la campaña.

Y los mozos que tanto nos gustaba bailar con las mozas del pueblo de esta castigada Ribera nos preguntamos cómo cojones se bailará esa pieza nueva del ‘Agur, Jaunak’. Habrá que recibir lecciones en la academia que hay junto a la Puerta del Sol o, al menos, había, en mis tiempos de estudiante. Me pienso que será con gorra de maletilla, mantón de manila y encima de un ladrillo, igual que el chotis de Madrid, que le va de chipé al presidente de hojalata.

En fin, dejémonos de bromas de tan mal gusto y vayamos al meollo de la insensatez  que pudiera laborearse estos días. Los nabarros, postergados por el más recalcitrante integrismo de los talibanes colaboracionistas, abandonados durante siglos por unos y otros a nuestra propia suerte y al devaneo político más zarrapastroso, contra el que tanto lucharon nuestros insignes antecesores, Arturo Kampión al frente, nos permitimos presentar un ruego urgente al lehendakari de los vasconizados en tiempos por Nafarroa, don J. J. Ibarretxe, sembrador de ilusiones y horizontes halagüeños, que se lo piense dos veces, que atienda el clamor, el desgarrador irrintzi de Unidad abertzale lanzado en las urnas, antes de darnos de costadillo otro pardecoz histórico al hígado. Sería insufrible, el último rejón.

Euskadi información, 7 de noviembre de 1998

            Ahora nos sale Aznar exigiéndole al PNV que, si quiere pactos de gobierno con el PP, tendrá que renunciar al Acuerdo de Lizarra-Garazi. Los tertulianos de las emisoras españolas se ensañan con Ibarretxe, que ha peleado con serenidad y mesura, y le prodigan bromas e insultos sibilinos. Estos señores siguen creyéndose los dueños del cotarro, rezuman tal aversión a todo lo vasco que espanta. No pueden digerir el avance arrollador, a pesar de los pesares, de EH. Se les atraganta la subida en votos del PNV y EA, aunque no se haya reflejado en escaños por la razón ya conocida.

Al no disponer hoy de ese arma arrojadiza del ‘terrorismo’ de ETA, nos salen con maletas y macutos, olvidándose de las pistolas legales y del otro terrorismo del GAL,. Y es que, por si alguien aún lo dudó el 25-0, ya es hora pasada de aprender dónde está el enemigo visceral del Pueblo Vasco y de todo lo que huela a Reunificación, Euskera, que lo aborrecen, Soberanía nacional y Estado independiente.

Aún queda gente inocente, o colaboracionista, que se encuentra a gusto bajo el paraguas de la Constitución y el Estatuto de Gernika, del que faltan 41 transferencias. Y hay quienes sienten un dolor que ETA no continúe la guerra y que lanzara su mensaje de paz.

Nadie replicó al mostrenco de las maletas con el hecho sangrante de que quienes hacen la maleta cada semana son los familiares de los prisioneros políticos para realizar un viaje de mil kms. y ver a sus seres queridos durante 40 minutos tras el cristal del locutorio.

Pero se acabó. Demasiada gente está harta de continuar vegetando bajo ninguna Constitución española ni francesa. Los independentistas queremos liberarnos de la ‘gustosa protección’ de España y Francia y de quienes nos cierran EGIN y EGIN Irratia y encarcelan la Mesa Nacional y las juventudes de JARRAI. Y el 25-0 ha marcado la senda a seguir, si realmente el PNV y EA, sin marginar a IU, quieren gobernar y desean la paz y la reunificación de nuestro País y se olvidan de pactos que siempre arrastraron al Pueblo Vasco a sangrías y diásporas crueles. Ningún nacionalista tiene derecho a olvidar los errores cometidos durante 1931 al 36 y cuyos paganos fueron el PNV, ANV, los socialistas, comunistas, anarquistas y demás. Al enemigo no hay que dejarle ni hirmar, que no son tiempos de jugar con el fuego de los cambalaches para detentar el Poder. Al menos es la lección que nos enseñaron tantos refugiados a la vuelta del exilio, al que tuvieron que salir 300.000 vascos por culpa, sobre todo, de los cuatro caciques de Navarra, por el delito de hablar Euskera o vestir pantalón de mil rayas, tal cual en Olite.

Si EH dió una palabra, la cumplirá. No necesitamos los puntales de quienes cuyo único discurso es la obsesión por los pactos secretos imaginarios del PNV-HB-ETA. La Organización Armada ya ha dicho y hecho con generosidad aquello que se le pedía, sin esperar el regreso de los prisioneros al hogar. Supongo no querrán ustedes que ahora vayan todos sus miembros a confesarse. Aquí sobran los confesonarios. Lo que urge es cacumen, unidad abertzale y surcos donde trabajar codo con codo por el resurgimiento del País en todos sus centros de producción, siguiendo el inteligente ejemplo de ELA y LAB. Llena de orgullo el comprobar que, una vez más, el mundo del torno y la fresadora, la azada y el braván, dictaron una lección magistral a los intelectuales, empresarios y banqueros.

A %d blogueros les gusta esto: