Archivos para la categoría: Hemeroteca
Las Cañas
 

Este no es un artículo escrito por Xabier de Antoñana.

 

Las Cañas, como numerosos humedales, también estuvo relacionado en su tiempo con ciénagas oscuras y lugares y seres misteriosos.Así, según dice Xabier Antoñana, profesor y periodista, las brujas y brujos de la comarca de Viana montaban antaño sus aquelarres en el término de El Salobre (junto al actual observatorio), cerca de un antiguo pantano que existe entre Viana y Logroño.

Según las descripciones de la época, los supuestos brujos de Viana solían ir al aquelarre cabalgando en escobas o montados sobre serpientes aladas, búhos gigantes, esqueletos de bestias y demás fantásticos medios de locomoción. A las 11 de la noche llegaban los dulzaineros y tamborileros de Viana, seguidos de una turba de chiquillos. Algunos de estos portaban un gallo atado de una pata, al que colocaban en lo alto de un tamariz (árbol dominante hoy en el Embalse) para que anunciase la llegada de la aurora. Poco antes de la medianoche, sonaba un trueno y aparecía el diablo. A su derecha solía estar Juan de Bargota (el brujo), con su célebre capa. Tras el devoro de cadáveres y los frenéticos bailes de las brujas y brujos, todos desaparecían con los primeros cantos del gallo.

Una de las brujas conocidas en Viana era Endregoto, una ciega que mató y descuartizó al conde de Aguilar para resucitarlo más rejuvenecido y pretender así a una joven del lugar. Esa era la esperanza del conde al encomendarse a la bruja.
A pesar del empleo de la magia, el conde no resucitó y Endregoto pagó su crimen con la vida en el mismo proceso que llevó a la hoguera a las brujas de Zugarramurdi (famoso también por sus aquelarres).

Y es que como decía un cantar castellano refiriéndose al espacio entre Viana y la capital riojana “En los campos de Logroño siempre anda suelto el demoño”

Zazpi7ka. Suplemento dominical de Gara. Kuxkuxean, pag 4, 2007

XABIER ANTOÑANA

«Es un insulto pisar la tumba de César Borgia, que pudo lograr la independencia de Nafarroa»

Foto: Idoia Zabaleta

La localidad navarra de Viana celebra este año el V centenario de la muerte de César Borgia y un nuevo Nafarroa Oinez. El polifacético XabierAntoñana nos adentra en sus murallas y ejerce de guía privilegiado.

¿Cómo definiría Viana?
A pesar de su carácter fronterizo, no es una ciudad conflictiva. Sus gentes no se dejan engañar ni dominar y siempre han estado divididos en dos bandos bien diferenciados, pero unidos para luchar por Nafarroa y sus reyes.
Euskara en la Ribera. ¿Ciencia ficción?
No, ni mucho menos. Cuando en el año 75 me propusieron montar una ikastola en Viana, aquello sonaba a quimera. Hoy no puedo evitar la gran satisfacción que siento cuando, después de todas las penurias y el esfuerzo realizado por personas como Angel Pellejero Corres, descubro a los chavales hablando euskara en la plaza del pueblo.
Segunda ocasión que el Nafarroa Oinez visita esta localidad. ¿Cuántas cosas han cambiado en este espacio de tiempo?
Jamás hubo tanta gente en Viana como en el Nafarroa Oinez del 92 y aquello legó una huella muy profunda en la mentalidad de la gente.
Con el tiempo, ¿Viana puede servir como ejemplo de la pluralidad cultural de Nafarroa?
Sin duda. Es una muestra de una realidad cultural que va más allá del incomprensible obcecamiento que demuestran algunos mandatarios políticos.
Ciudad fronteriza, cuna de leyendas y epicentro histórico. Pero sigue siendo una gran desconocida…
Las puertas de sus murallas están abiertas para recibir al visitante. Su legado histórico es toda una invitación para ser redescubierta.
¿Y cómo asume esta protagonista su actual papel secundario?
Lo lleva mucho mejor. De ser una plaza fuerte, pasó al ostracismo completo. Era como una vieja dama decrépita. Hoy en día, está recuperando buena parte de su esplendor perdido.
V centenario de la muerte de César Borgia. ¿Es lícito seguir pisando su tumba?
Es un insulto pisar la tumba de alguien que tuvo en su espada la oportunidad de lograr la independencia de Nafarroa.
Y si ahora levantara la cabeza, ¿qué les diría a los navarros?
Probablemente nada. Se armaría nuevamente y seguiría peleando contra Castilla.
Pasan los años y Nafarroa sigue ejerciendo su rol de moneda de cambio.
Es la eterna losa que pesa sobre nosotros. Espero que el pueblo tome conciencia de estos actos rastreros y miserables que estamos padeciendo.
¿Y cómo titularía el autor Navarro Villoslada esta crónica histórica y política actual?
Tenía muy mal genio y era muy proclive a Euskal Herria. Probablemente la titularía “¡Iros al carajo!”.
Si repasáramos su álbum de recuerdos personales, ¿cuál ha quedado grabado con mayor nitidez?
El día que el alguacil me dio el permiso para abrir la primera ikastola de Viana.
Pequeña guía para un futuro visitante. Una hora y un rincón de obligada visión.
Al atardecer. Las ruinas de la iglesia de San Pedro.

El Pleno del Parlamento Foral de Navarra conoció en la mañana de ayer un apasionado debate sobre el contencioso Navarra- Euskadi y el derecho de autodeterminación del pueblo vasco, a propósito de una enmienda presentada por el grupo parlamentario abertzale Amaiur al proyecto de funciones, composición y forma de elección de las instituciones forales, en la que se proponía a la Cámara que aprobase un texto según el cual el Parlamento debería ejercer las funciones legislativas tendentes a lograr la unificación institucional de Euskal Herría, siguiendo el principio de autodeterminación.La polémica se originó cuando el portavoz de Amaiur, Xabier de Antoñana, refiriéndose al proyecto sometido a debate, afirmó: «Podéis seguir engañando, si os da la real gana y aún queda gente que se deje engañar. Pero el día que tengamos la mayoría real, y no consensuada, romperemos este panfleto en mil pedazos y haremos otro. Otro para todos los navarros, no solamente para unos cuantos señoritos. Aquel día daremos oportunidad a todos los navarros sin distinción ni partidismos para que ejerzan su derecho a la autodeterminación como pueblo soberano».

Estas afirmaciones, y especialmente el apelativo de panfleto con que Antoñana calificó el proyecto que se estaba debatiendo, fueron ampliamente contestadas por el diputado foral de Economía, Angel Lasunción (UCD), quien afirmó que «Navarra es parte: de. Euskal Herría, en la parte que le corresponde, pero no de Euskadi, que es un proyecto político de Ala va, Guipúzcoa y Vizcaya. Y es que Euskal Herría es algo que está por encima de Francia y España y que refleja una comunidad natural vasca, pero no tiene que ver en absoluto con el proyecto político denominado Euskadi. Los navarros queremos mandar y gobernar en nuestra propia casa. Si alguien nos demuestra que desde fuera nos van a gobernar mejor, lo aceptaremos. Pero de momento, prefiero mantener el principio de administrarnos solos, aunque sea peor».

A su vez, él portavoz socialista Gabriel Urralburu, precisó, refiriéndose a ETA, pero sin citar por su nombre a esta organización, que varios miembros del PSOE estaban amenazados de muerte, y se preguntó «¿qué nos pasaría a algunos de nosotros si ustedes (aludiendo a los grupos abertzales radicales) llegan a conseguir esa mayoría algún día?».

Iñaki Aldekoa (HB), después, de rechazar las afirmaciones de Lasunción, manifestó que el artículo 2 de la Constitución española, que se refiere a la indisolubilidad de España, no sabía si era «teología o pudismo encubierto. Establézcase de una vez en la Constitución el principio de la autodeterminación, porque los vascos tenemos tanto derecho a decir que la unidad política de Euskadi es indisoluble como los españoles a afirmar que España es indivisible. Nosotros no somos nacionalistas, somos patriotas y socialistas vascos. Los nacionalistas, nacionalistas españoles, son ustedes, los de UCD, PSOE y UPN».

Finalmente, fue aprobada la disposición mediante la cual el Parlamento Foral será el órgano que decidirá la separación de Navarra de las comunidades autónomas en que Navarra pudiera integrarse.

A %d blogueros les gusta esto: