Archivos para la categoría: Artículos

Mantible, Arabako Errioxako IKA euskaltegia
2009ko abendua, 3. zenbakia

Gara, 16 de diciembre de 2009

 

Los años discurren sin paraderas ni valladares por la acequia del existir, gotas, cada uno de ellos, de agua que van rebosando el aljibe de la existencia, crueles, que caen a la noche sin duelo ni dolor, un escozor no más, nada, que a las doce en punto de la noche el reloj de la torre se empeña, tozudo, en continuar tañendo las campanas que sus engranajes, centenarios, mueven en un carraspeo incesante, dejando atrás el día que ya es difunto. Leer el resto de esta entrada »

3 de julio de 2002

         El que no quiera polvo, que no vaya a la era. Escribir y escribir, poner el dedo en la llaga, una vez y otra vez, y así hasta ciento, rozar el fascal del despacho garzoniano, que sí, que yo también formo parte de la malla, a escasos años del umbral celestial, a la espera de la visión divina, ¡qué será aquello!, riadas de gentes tocando turutas construidas con gladiolos amarillo y blanco, vagando en grandiosa soledad por entre nubes carmesí y mares fosforescentes, césped de grama y olorosa hierbabuena, y uno que llama al portón del firmamento y el ujier te responde que esperes, lo tuyo está visto para sentencia, convicto y confeso, que me lo ha filtrado mi colega de la sala de audiencias.
Leer el resto de esta entrada »

1 de abril de 2002

“Cualquier persona o pastor que se haya encontrado un saco, de Prezuelas al pueblo, con los aperos de pescar, que lo entregue en el Ayuntamiento y se le dará por el saco lo que sea regular”. Ya murió el alguacil que lanzó este bando, ¡histórico!. Un pueblo que pierde sus artes se estanca en los amarres del tiempo muerto, andará para atrás, hacia los siglos de las invasiones, bulas papales falsas y corrupción generalizada en el interior mismo del Vaticano. No importa cuántos vascos se cepillaron aquellos asesinos que nos invadieron a sangre y fuego por la Sakana. No importa cuántos navarros fueron fusilados en la orilla del Ebro, junto a la muga, hace seis décadas. Aquí no importa nada. Dominados y sometidos, hacemos de vosotros lo que nos dé la real gana, implantamos una situación policíaca vergonzante para combatir a ETA y sus cómplices, o “chivatos”, y en paz.

Leer el resto de esta entrada »

3 de marzo de 2002

Ya que te has metido en ese berenjenal, escalón de fama y nombradía sin tener que besarle humillado los pies a reina ni rey, a ver si quedas como un señor, “me llamo Jacinto Garbayo, qué pasa!”. En los tiempos de la lejanía, sin haber encendido todavía ni tú ni yo los candiles del existir, quiero recordar que los zurdos entonaban algo así: “Canturreaban los carlistas / que liberales no había. / Salieron tantos traidores / como chiquillos nacían”. Aquí, en estos horizontes, cambiar de postura está muy mal visto, es una mancha negra en la personalidad y se extiende a todos los brazos del clan familiar.

Leer el resto de esta entrada »

1 de marzo de 2002

            “Si tan largo me lo fías, Blanca, echa un cuartillo”, y la tabernera, mi madre, carlista fina, sonríe, guarda el dicho de “Paderna”, republicano, zurdo y cargado de hijos, nos lo cuenta en torno de la mesa camilla y lo anotamos desde la niñez en el pergamino, virgen aún, de la memoria sin saber por qué, tal vez para transmitirlo en el día de hoy a los lectores que quieran conocer las andanzas, hambre y sueño de hacienda colmada, de los jornaleros eventuales en esta muy ilustre, muy noble y muy leal ciudad, donde Subirán, el partero, me encendió las linternas del alma una tarde achicharrante de agosto. Era tal la penuria que hasta el cuartillo de vino en el porrón se lo servía a fiado, a cuenta del jornal, catorce reales de sol a sol, y saldar la deuda, pagadores puntuales, honrados a carta cabal.

Leer el resto de esta entrada »

A %d blogueros les gusta esto: