Archivos para el mes de: marzo, 2002

3 de marzo de 2002

Ya que te has metido en ese berenjenal, escalón de fama y nombradía sin tener que besarle humillado los pies a reina ni rey, a ver si quedas como un señor, “me llamo Jacinto Garbayo, qué pasa!”. En los tiempos de la lejanía, sin haber encendido todavía ni tú ni yo los candiles del existir, quiero recordar que los zurdos entonaban algo así: “Canturreaban los carlistas / que liberales no había. / Salieron tantos traidores / como chiquillos nacían”. Aquí, en estos horizontes, cambiar de postura está muy mal visto, es una mancha negra en la personalidad y se extiende a todos los brazos del clan familiar.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

1 de marzo de 2002

            “Si tan largo me lo fías, Blanca, echa un cuartillo”, y la tabernera, mi madre, carlista fina, sonríe, guarda el dicho de “Paderna”, republicano, zurdo y cargado de hijos, nos lo cuenta en torno de la mesa camilla y lo anotamos desde la niñez en el pergamino, virgen aún, de la memoria sin saber por qué, tal vez para transmitirlo en el día de hoy a los lectores que quieran conocer las andanzas, hambre y sueño de hacienda colmada, de los jornaleros eventuales en esta muy ilustre, muy noble y muy leal ciudad, donde Subirán, el partero, me encendió las linternas del alma una tarde achicharrante de agosto. Era tal la penuria que hasta el cuartillo de vino en el porrón se lo servía a fiado, a cuenta del jornal, catorce reales de sol a sol, y saldar la deuda, pagadores puntuales, honrados a carta cabal.

Leer el resto de esta entrada »

A %d blogueros les gusta esto: