Deia, 24 de febrero de 2002

La palabra es fea, de poco fuste, uno se resiste a titular con tal vejestorio, si bien el meollo del lenguaje es contener dosis suficiente de comunicación para no enredar más la madeja del cerebro. Corren ríos de tinta sobre lo conveniente del examen final de bachiller y decirte que sí, que ya puedes abordar con holgura estudios universitarios. Otra pijada gorda.

Leer el resto de esta entrada »