Archivos para el mes de: agosto, 2000

Fue en un amanecer de reciente primavera. Los andares por el campo no se torcían, todo andaba derecho, a pie firme, es un decir, que resulta hermoso andar sin agobios por los caminos, el día entero para regodearse tanto como la bandada de tordos a la espera de romper las flores y que envere la aceituna. Este año, no. Una mala corriente de aire fresco, la madrugada del último mayo, quemó la flor de los olivos y nadie sabe por qué. El mejor campesino, de oficio metido en las entrañas, conocedor de las agujas del tiempo y certero en los pronósticos, nos asegura que no sabe por qué. Una guadaña de sol y frescor segó la cosecha y desparramó por las cunetas las ilusiones cocinadas durante años.
Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

No, así, no, que estamos matando la gallina de los huevos de oro. Dicen las crónicas que, en “San Fermín”, Iruñea se siembra de siete a ocho mil millones de ganancias. Y lo de menos son tales cantidades exorbitantes. Los nativos llevamos metido en la sangre desde el “txupinazo” hasta el “Pobre de mí”. Cada cual vive la fiesta a su aire y desde los ángulos que la edad ordena y manda.

Leer el resto de esta entrada »

También era verano, pero no se tomó vacaciones ni se fue de picos pardos a despilfarrar los dineros por esos andurriales de las carreteras. El lunes, 14 de septiembre de 1812, Napoleón se encuentra en Dorogomilov, a las afueras de Moscú. Llegó por la noche y hacía mucho frío. Se pone rabioso al recibir los partes de guerra del mariscal Duroc, los cuales le cercioran de que la ciudad está vacía y comienza el gran incendio en el bazar. El emperador no puede contener sus dudas y se pregunta. “¡Pero cómo negociar la paz si aquí no hay nadie para escucharme y responderme!”. A las 4 de la madrugada del miércoles, día 16, la capital “es un océano de fuego”, comenta al contemplar el horrendo espectáculo.

Leer el resto de esta entrada »

A %d blogueros les gusta esto: