Me dice un colega y amigo, catedrático de Lengua y Literatura griegas, que cuando el Osasuna vaya a Soria, a Lotina le vamos a chiflar, que se fue del Numancia y nos dejó empantanados. Entre fútbol, fútbol y más fútbol, aquí se entretiene al personal y no se piensa en otro menester. El panorama es desolador. Antes nos tuvieron pendientes del “Lute”, legendario personaje con rescoldos de José María “el Tempranillo” y Luis Candelas, quienes a los ricos robaban y a los pobres socorrían.

La humanidad se ha alimentado siempre de leyendas. Nada más rico que la mitología griega en historias que luego se incrustaron en la memoria colectiva y los rapsodas transmitieron oralmente, luego las dejaron escritas y, al final, han sido las viandas de las cuales nos nutrimos quienes queremos interpretar la historia actual.

Si interpretamos la lucha guerrillera, ahí está la historia plagada de héroes antiguos y recientes, el “Che” Guevara como símbolo. Si pensamos en la lucha social, ahí está Espartaco, soñador de repartos de la tierra romana, imperial. Y así, una lista interminable.

Estamos metidos en un laberinto, dicen los “sabiondos”. Los vascos no nos entendemos, no hay quien nos entienda, ni siquiera nos arreglamos entre nosotros mismos. Andáis metidos en un laberinto, me dicen. ¡Pues, no!. Son los medios de comunicación y las gentes que quieren enredar la madeja y enzikiñar al personal, ellos son.

Quieren que sigamos perdidos en el laberinto que los metecos se inventaron para invadir y arrasar con los medios modernos a nuestra entrañable Creta. Y nosotros tenemos que anular al “Minotauro”, cuerpo humano y cabeza de toro blanco, ¡cerebro de toro!, para terminar para siempre con tanta desvergüenza. Íbamos bien, con Lizarra, Udalbiltza, Batera, Batasuna y la encendida ilusión. Pero alguien quiere hacer añicos el invento, mañas sibilinas para destruir al pueblo vasco, que nunca jamás recobre su libertad y su indepedencia. Y aún hay gente que muerde el anzuelo de la desorientación. ¡Cuándo va a nacer otro Teseo que entre en el laberinto y venza al monstruo!.

Pedís a gritos la cabeza del Bautista en bandeja de plata, o sea, Arzalluz. Eso queréis: Muerto el perro, se acabó la rabia. ¡Pues, no, al menos con mi voto, concejal de EH!. Se frotan las manos de gusto y hasta sacan pecho y sonríen en plena “manifa” de Durango por el Sr. Pedrosa Urkiza, a cuya familia enviamos noblemente nuestro sentir. Observen, si no, con atención el rostro de Iturgaitz y Mayor Oreja en las imágenes servidas por TV. ¡Rebobinen el vídeo, por favor!. Y escuchen de nuevo a José Luis, hermano del difunto, cuyas palabras ante las cámaras de ETB son lúcidas, elocuentes: “El único camino para resolver el conflicto es dialogar, dialogar, no hay otro”. Pero nadie incidió en ellas, ¡nadie!. Y, menos que nadie, vosotros, tertulianos y zagales de la política, que os llenáis la boca con soflamas soeces contra el Gobierno Ibarretxe entero.

Anuncios