Archivos para el mes de: octubre, 1998

Euskadi información,  31 de octubre de 1998

Demasiado vocabulario hueco, vacío, sin entroncar en la pureza del castellano y su enorme riqueza lexical. En esta contienda electoral vascongada, los partidos españolistas, con sus barones y ramillete de presidentes al frente, han arrojado por la borda día tras día un lenguaje soez, impropio de quienes debieran, por naturaleza, conocerlo a fondo. Una contienda en la cual una vez más los navarros seguimos ausentes y así continuaremos hasta que surja un nuevo Zumalakarregi con capuchón etarra, como ya dije hace 18 años en la tribuna del Parlamento Foral, que nos ponga a todos firmes, mande a cada cual a su tablar de origen y nos organice con mano de hierro y cerebro de estratega político. Nadie sabe cuándo nacerá, pero que ha de nacer es tan cierto como que la lengua materna de San Francisco de Xabier era el Euskera y fue misionero en el Japón.

Repiten hasta la saciedad que el porvenir político de los navarros tienen que decidirlo ellos en referéndum, pero ese referéndum no llega ni llegará nunca, de no ser cuando los navarros, todos los habitantes de Euskal Herria, nos hartemos y cortemos por lo sano, a la desesperada. Porque para implantarse en nuestros territorios, a través de toda la Historia, y hacernos pasar por el aro del sistema político dirigido por España y Francia, haciendo de Nafarroa siglo tras siglo el destrozo que les apeteció a los Gobiernos de turno, nadie nos consultó ni nos ofreció generosamente un referéndum. Nadie nos ha consultado para engañarnos generación tras generación. Por su poca vergüenza, lo que ahora debieran hacer toda esa fauna que nos dirige, con el ‘Moro de Corella’ al frente, es callarse y reconocer que Navarra hemos sido un Pueblo de ignorantes y chorizos políticos, estos últimos al servicio de los castellanos a cambio de unas fincas en el regadío o unas palmaditas en la espalda para poder contar rebosante de orgullo y felicidad a sus nietos que “la Duquesa de Alba y Condesa de Lerín me recibió una mañana en el Caserío de Baigorri cuando fui a pagar la renta de la aparcería”. La Condesa de Lerín, sí, digo bien, la suegra del torero, la de la voz hojalata de niña quebrada y esposa de otro jesuita-trepa llamado Jesús Agirre, en tiempos su confesor, la cual no sólo es Duquesa de Alba sino también Condesa, Condesa de Lerín, ahora sin finca, que hace unos años la vendió a los aparceros.

Navarra es una finca de España y Francia en aparcería. Y ya es hora de liberarnos del yugo de la condesa y de su mayoral.

 Deia

 23 de octubre de 1998

Resulta demencial la cantidad de improperios, insultos y despropósitos que los “vascoñoles”, siempre a la zaga de Madrid y París, están lanzando contra EH en primer lugar, así como contra el PNV, EA e IU, a ésta última por el gesto, racional y elegante, de haber firmado el Acuerdo de Lizarra-Garazi, lo cual no se lo perdonarán jamás. Arrojan toda su artillería rebozada en burdas descalificaciones contra el nacionalismo. No encuentran argumentos políticos ni razones de puro sentido común para contrarrestar el efecto arrasador de la unidad abertzale.

La reunificación de Euskal Herria, con Navarra a la cabeza, ha calado hondo. Tardará más o menos, pero la Nación vasca tendrá un escaño en las Naciones Unidas, tal que ocurrió con Yugoslavia. Y esta idea les da torzón, no pueden llevarla en paciencia, es superior a sus fuerzas que esa entelequia de la unidad española, garantizada por el Ejército según el art. 8 de la Constitución, acabe en otra realidad geopolítica, por muy traumático que esto resulte, si realmente queremos conseguir la pacificación del País. Cuando Felipe II envía un correo al Duque de Alba preguntándole por la situación en Flandes, hoy Países Bajos, le contesta: “Majestad: Esto está perdido.”

En sus alardes electoralistas siembran el pánico y no esgrimen argumentos que convenzan, que hagan razonar al oyente sobre la bondad o maldad del nacionalismo. Simplemente se limitan a decir que el nacionalismo es perverso. Si es perverso, es mala y perversa toda la historia de España, puesto que tal historia, rebosante de nacionalismo español, se ha escrito sobre cadalsos, crímenes religiosos, persecuciones, asesinato de cualquier opositor, razzias coloniales en los pueblos indígenas de América, con el crucifijo al frente, bulas pontificias tramposas y engaños.Creen que el nacionalismo es perverso por propia experiencia, por su experiencia al subvertir el año 1936 la legalidad republicana vigente con un golpe de estado nacionalista, como le ocurrió a Salvador Allende con ese canalla llamado Pinochet y a quien el cardenal de Santiago de Chile le daba la comunión, en vez de denunciar sus horrendos crímenes, igual que el cardenal Eijo y Garay y siguientes hacían con Franco bajo palio. ¡Vergonzoso para la Iglesia Católica!.

No es de extrañar, pues, que el electorado vasco, los habitantes actuales de Vascongadas, sea cualquiera su origen, voten en masa a los partidos que defienden la Independencia y la solución de las necesidades y problemas de aquí y sólo de aquí. Primero arreglemos nuestra casa, que está desvencijada, y luego ya seremos solidarios con los extranjeros que lo necesiten, que a solidaridad internacional no nos gana ningún limosnero de Madrid ni de París. La caridad empieza por uno mismo. Y a pacificar, gobernar, enriquecer y mejorar nuestra Casa no va a darnos lecciones nadie y menos que nadie, los “vascoñoles”, cuyo único pensamiento histórico no ha sido otro que el de roernos hasta los huesos de nuestra identidad nacional para congraciarse con el poderoso invasor. Si recuperasen el mando, nos amargarían de nuevo la existencia a quienes sólo queremos reconstruir una Euskal Herria donde todas las ideologías coexistan en convivencia pacífica.

A %d blogueros les gusta esto: